Sigueme desde tu email

domingo, 13 de abril de 2014

Autenticidad...


Entrar en contacto con otra persona

de una manera autentica,

libera las más potente energía del planeta

(Ubuntu)

La autenticidad.

Podría llevar esto al plano político actual pero honestamente estoy “embuchada” de este tema.
Hablar del titulo de este post quizás para unos mas que otros es algo difícil, pues creo que en algún momento quizás sin intención o con ella muy decididamente, no hemos sido auténticos al estar en presencia de alguien o alguna circunstancia.

Claro,  la idea es entender que si esa es tu modalidad de acción perenne, no aplicas para lo siguiente que escribí.

Entonces eventualmente es válido dejar de ser una persona honesta para salir airoso de una situación difícil ó no hacer daño a alguien…pero qué pasa cuando esto sucede al encontrarte con alguien, sobre todo si ese alguien es nuevo en tu vida?

Ya sea como un nuevo amigo, como un nuevo hombre, con nuevo tu jefe, tu nuevo compañero de estudio o equipo…es válido ser autentico?

Seguramente me dirán: “claro, debes ser siempre tú”…pero desde el principio, vale la pena?

Yo soy de esas optimistas que piensa que eso debe ser asi, pero en mi experiencia me he dado cuenta de que es mas la gente que cuando lo haces no lo entiende, no te cree o no lo valora….algunas personas hasta se espantan.

Recuerdo una conversación que sostuve años atrás con un hombre al que honestamente admiro por su manera de escribir y de pensar, soltero empedernido y padre amoroso. Ese día el tópico de conversación: Discutíamos acerca de por qué hacerle regalos a un hombre que es tu amigo pero no tu “hombre del momento”.

Y me sorprendió que dijera, que hacer regalos, tener gestos, haría pensar a ese hombre que yo estaría buscando algo más con él…Frío es poco comparado a la sensación que me produjeron sus palabras.

En verdad apreciaba mucho a la persona que recibió el regalo, pero no estaba dentro de mis intenciones que él pensara que yo deseaba tener algo en ese momento…además era diciembre, ciertamente en algún momento habíamos sentido alguna atracción (ambos) pero de verdad, auténticamente ya cada quien había hecho su vida y yo solo deseaba halagarle con ese regalo (que por cierto solo agradeció pero yo nunca recibí de él ni un gesto parecido).

Las mujeres normalmente (no con esto quiero decir que seamos del todo normales) tendemos a tomarnos todo lo que nos analiza como persona y comportamiento, de manera muy literal.

Entiende: Quizás lo dijiste hoy, pero ten por seguro que alguna mujer hoy, mañana o pasado va a analizar eso que comentaste.

Entonces con el paso de los meses me senté a pensar, porque además como ya dije antes, no recibí ni siquiera una postal de regalo navideño…nada, ni un iman…

Pero eso era lo de menos, me empezó a molestar ver que mas que acercarse el hombre en cuestión se alejaba un poco más y entonces (como decía un divino amigo gay) comencé a “llenarme de odio” y a arrepentirme de haber sido tan autentica en mis sentimientos hacia él.

Estuvo bien porque entonces, me ahorré molestias y dinero pero sin darme cuenta dejé de ser espontanea con cualquiera que conociera (hombre o mujer) y ya no deseaba mostrarme mas amble de lo “normal”…no quería que me mal interpretaran más, pues además no era agradable escuchar lo que decían de las personas como yo.

Tenia el comportamiento adecuado con cada persona y ya.

Pero como no somos únicos en el mundo hubo momentos en que encontré gente autentica en su manera de actuar y hablar y no me parecía correcto, porque como ya había aprendido, desconfiaba de aquellos que tenían un gesto amable sin justificación.

A veces puedes llegar a sentirte tan sola.

Evidentemente he crecido, en años y en experiencias, ahora lo que he aprendido es a dosificar mi autenticidad, ciertamente deje de ser literal al tratar de interpretar las acciones y gestos de otras personas, me cansa interpretar lo que los demás quieren decir ó los gestos que hacen.

Como ya entiendo mas sobre PNL, (algo que para mi trabajo y para mi vida ha sido fascinante) ya no mal entiendo lo que la gente quiere decir con sus palabras sino que me voy a revisar su lenguaje corporal o sus acciones…voy mas allá de lo evidente y acepto que puede ser que algunos no entiendan mis intenciones pero hago lo que me hace sentir bien sin que esto deba generar efecto o cambio en los demás, sino solamente en mi.

Hace poco hice regalos, llamadas, mensajes, a personas que me parecen adorables,  que tenía tiempo que no veía… fueron gestos que salieron de mi porque me nació hacerlo, no había motivos, no había intenciones escondidas, sencillamente querían que se sintieran bien y supieran que les aprecio, algo que en un país como el que estamos viviendo (si, tenía que salir el tema político) creo q todos, todos necesitamos…entonces, me sentí bien, era lo que quería hacer, sabía que los haría sonreir y eso era todo.

Puedo decir que logre en algunos casos supe que el resultado fue el que yo esperaba, en otros creo que nunca lo sabré, pero como dice la frase que encabeza el post: si entras en contacto con otra persona de una manera autentica, liberas las más potente energía del planeta…si la otra parte se siente igual que tú, excelente, pero el efecto que queda en ti cuando sabes que lo hiciste de manera sincera no puede ser otro que el de sentirte satisfecho aun cuando quizás no recibas la misma respuesta.

Como dice el gran Jorge Drexler en uno de mis temas favoritos: Cada uno da lo que recibe y luego recibe lo que da.
Si esa es tu sintonía, no permitas que nadie te saque de ella.

viernes, 4 de abril de 2014

El Interesante...y el fin de...

...Entonces me quedé callada...

Respiré y decidí asumir que había sido muy infantil al llamarlo...podía haber esperado más...ahora me sentía como una "groupie"...ni siquiera recordaba porque había marcado su número, de verdad...

"Si, hola, soy yo (dije mi nombre)..."- silencio del otro lado de la línea... "Hola" dijo al fin - "todo bien?" -

Me enterneció por segundos su tono de voz, se notaba preocupado...pero después entendí que mas bien le extrañaba saber que era yo al otro lado del teléfono.

La conversación duró menos de 2 minutos (parece poco hablar 2 minutos pero en realidad es bastante y si no me creen pregunten a alguien que trabaje en una emisora de radio) y es un tiempo eterno cuando en realidad no tienes nada importante que decir...y este era el caso.

No recuerdo detalles de lo que nos dijimos, eso si, siempre él caballero, todo un señor...

Finalmente nos despedimos y fue tan poco relevante lo que dijo (y lo que dije) que hoy parecen tonterías, así que lo realmente interesante de esta historia no fue él, sino lo que renové como creencia.

A menudo nos excusamos en frases dichas por algún autor famoso que prácticamente nos dicen que si deseamos lograr algo tenemos que intentarlo casi hasta morir...y nos empeñamos en buscarlo!
Eso está bien cuando se trata de un proyecto, una meta ó hasta un objeto, pero no sucede asi normalmente con las personas y los sentimientos.

A veces insistes y logras que una persona que ni te miraba al final decida que eres el o la indicada, sino por ejemplo, jamás se daría en los hombres la satisfacción de la conquista, pero lo cierto es que también hay muchos factores que uno tiene que tomar en cuenta antes de lanzarse en esta aventura.

Por ejemplo (y muy básico) debes fijarte y hay que validar que las personas deseen formar parte de ese "proyecto"...si alguno de los dos ni siquiera desea ocupar su tiempo en alguien mas que los que ya están en su vida, si hay otras prioridades antes que tu compañía, podría casi jurarte que estas perdiendo el tiempo.

Suspiré algunos meses por él, en silencio, claro.

Luego dejé de regañarme por haber cometido esa tontería, que sé que si alguna vez él la recuerda debe causarle gracia.

No me borró de sus contactos ni de sus redes, así que entendí que todo estaba bien y no tenia otra cosa que hacer: aprender, observar, respirar y finalmente decidir lo que realmente me haga feliz, si...pero que luego no se vuelva una razón para auto- reprocharme.